Tracción

Search

Como asociarte con terceros sin tener que crear una sociedad por medio de:

CONTRATOS DE COLABORACIÓN

Picture of Nicolás Cruz
Nicolás Cruz

Corporate Lawyer
Co-founder Phylo Legal

Los contratos de colaboración se usan en casos en los que no se quiere crear una sociedad como tal o donde se quiere establecer una cooperación entre dos personas jurídicas o naturales temporal, pero participar de forma conjunta con terceros, en donde las partes se comprometen a colaborar en el desarrollo u objetivo del contrato. Así, cada parte se compromete a aportar recursos, conocimiento en pro de ese objetivo, y sin importar el resultado final.

Contratos de colaboración

Aunque puede ser similar a crear una sociedad, en el caso de los contratos de colaboración no se crea una persona jurídica, pero bajo las condiciones del contrato se apunta a objetivos teniendo en cuenta el riesgo.

Características de contratos de colaboración

Aunque en este tipo de contratos se asume un riesgo entre todos los participantes, si se asigna una responsabilidad a cada rol o a la parte que esté en mejor posición de hacerlo.

Por ejemplo, si un tercero nos aporta un espacio o lugar de trabajo, si hay riesgo de que ese inmueble afecte el desarrollo de nuestra actividad, la responsabilidad seria desde el inicio de quien aporto dicho inmueble.

Veamos los tipos de contrato de colaboración

Aunque en este tipo de contratos se asume un riesgo entre todos los participantes, si se asigna una responsabilidad a cada rol o a la parte que esté en mejor posición de hacerlo.

Por ejemplo, si un tercero nos aporta un espacio o lugar de trabajo, si hay riesgo de que ese inmueble afecte el desarrollo de nuestra actividad, la responsabilidad seria desde el inicio de quien aporto dicho inmueble.

Joint Venture

El Joint venture o empresa conjunta, también conocida como acuerdo de joint venture, es una modalidad de acuerdo o asociación estratégica temporal en la que dos partes (una persona jurídica o una persona natural) se reúnen y llegan a una serie de negociaciones para fusionar sus servicios o activos intelectuales más importantes y así crear una tercera parte.

En casos de operatividad es importante definir quien es el representante del Joint Venture, y debe alguien ser el representante frente a proveedores, firme contratos y ese mismo representante lleva la contabilidad del proyecto.


También cabe aclarar que, así como se comparten las ganancias, también se comparten las pérdidas, los costos, las inversiones, etc

Finalmente, los aportes de las partes al Joint venture no siempre tienen que ser dinero o capital, pues esto va a depender de las necesidades que requiera el proyecto en cuestión o la actividad comercial a la que esté destinada la alianza.

Así mismo, el propósito u objetivo común debe quedar expresamente claro y definido, con el fin de que se determinen los aportes con los cuales las partes deberán cumplir.

Si quieres conocer en detalle el contrato de Joint Venture, sus ventajas y desventajas, visita nuestro artículo: ¿Joint venture? Juntos pero no revueltos.

Ejemplos de Joint venture exitosos en Colombia

Podríamos hablar de la japonesa Toyota y los socios de la compañía colombiana Distoyota, que, tras competir por años en la distribución de la marca de automóviles, decidieron unirse y crear una sociedad, en la que los empresarios nacionales tienen el 60 por ciento y los nipones, el 40 por ciento.

Otro contrato de colaboración muy común es el contrato de cuentas de participación.

Cuentas en participación

A diferencia del Joint Venture es un contrato típico y está regulado en la ley, y se definen reglas y requisitos esenciales para que exista y nazca a la vida jurídica.

Las partes de este contrato que se reúnen y hacen los aportes tienen dos tipos de representantes, el socio gestor y el socio oculto, de igual manera el gestor es quien representa y los ocultos hacen aporte de capital y se mantienen en la sombra, pero de igual manera son regulados, y el socio gestor es el responsable de cara de terceros y en caso de riesgo es el que responde ante cualquier eventualidad.

Otra característica es que este tipo de contrato y al ser un contrato típico, nos vamos a tener que remitir a un régimen de sociedad en comandita simple. Y la posibilidad que tiene los socios ocultos de exigir al socio gestor tiene que seguir los procesos para hacerlo en este tipo de sociedades.

En temas fiscales está regulado en materia tributaria en el estatuto tributario, en donde cada una de las partes asume los impuestos que le corresponden, retenciones y dependiendo de cada caso. Las reglas tributarias se extienden también al tipo de contrato de Joint Venture.

En conclusión, sabes que este tipo de contratos son muy útiles para desarrollar nuevos negocios en otros países o nuevos mercados en donde aún no puedes crear una nueva sociedad, y con el aporte de terceros para llevar a cabo esos proyectos, que cada uno tiene distintas regulaciones y especificaciones.

Aunque son muy comunes los contratos de colaboración, el proyecto puede ser diferente, así que se debe evaluar cada caso y necesidad de la empresa y sus socios y así elegir el más conveniente, según las regulaciones y requisitos, te recomendamos asesorarme por un experto, en Phylo podemos ayudarte evaluando tu caso en una sesión gratuita de 30 minutos con uno de nuestros crack legales. 

¡Este es un contenido top!

¿Ya estás suscrito a nuestro newsletter?

Entérate en nuestro boletín Phylo News de todo lo que pasa en el ecosistema. Venture Capital, eventos exclusivos y noticias para Founders.